Slider

EL TESTIMONIO DEL HERMANO RAMÓN

Ramón Iglesias Hernández

Salvadoreño
45 años de edad

Emigró de El Salvador en el año 2000 a la edad de los 26 años, buscando un futuro mejor aquí en los Estados Unidos. Cuando él se encontró en este país sin familia, sin trabajo, y sin casa ese fue el motivo que lo llevó a consumir drogas y después ingresó a la pandilla. Después de eso comenzó a dormir en las calles y en los montes de la ciudad de Columbia, Maryland perdido en las drogas, el alcohol, la prostitución, junto a su hermano de sangre, Marcos. No tenía dinero para comprar comida y tenía que buscar desperdicios en la basura para comer, había conseguido unas hamburguesas y unas cervezas porque el le había robado a alguien. Se había robado también una grabadora y otro muchacho le había dicho que no gastara las baterías de la grabadora porque el iba a regresar a hacerles compañía a ellos, entonces él lo que hizo fue encender la radio para escuchar música mundana porque escuchando la Radio se gastan menos las baterías. Y mientras buscaba se encontró con la 1120 AM New World Radio (Radio Nuevo Mundo) y un hermano estaba predicando y orando por la gente que estaba debajo de los puentes y que están perdidos en las calles.

Entonces Ramón dijo en su mente: Si están orando por la gente que anda en las calles porque yo no puedo salir de aquí, y dice que escuchó la voz de Dios en dos veces que le dijo: “hoy tú sales de aquí”. Y él pensó que se estaba volviendo loco porque estaba escuchando voces y ese día llegó un muchacho que se llama Melvin que andaba buscando a otra persona que estaba ahí mismo perdido en los vicios y no lo encontró. Entonces le pregunto a Ramón por el muchacho y Ramón le dijo que ese muchacho no estaba ahí. Y ahí fue cuando Melvin llamo a la pastora Iluminada Gómez, ella ya le había dicho anteriormente a el que había un espacio para el muchacho que fue a buscar, pero no lo encontró, y cuando vio a Ramón y Marcos, la volvió a llamar para decirle que si era posible aceptar a los 2 en el programa, ya que Ramón es el hermano mayor de Marcos y no lo iba a dejar tirado en el monte.

CUANDO LLEGA A CRHC DE WASHINGTON D.C.

Cuando llegamos al programa de Casa de Restauración, mi hermano y yo estábamos sucios, desnutridos, con hambre; mal olientes por el tiempo sin bañarnos y golpeados. Una persona en la calle me había golpeado, yo estaba sin dientes. Dios nos permitió conocer a la pastora Iluminada Gómez. Como al mes recibí a Cristo en mi corazón y él me fue liberando y rompiendo las cadenas que me ataban al vicio, mi pastora me enseñó a orar, a leer la palabra y también a cocinar. Me convertí en uno de los cocineros del programa, porque todo el que llega aprende un oficio. También el programa me arregló la dentadura, por el seguro médico que provee. Al año me bauticé y aprendí a tocar la guitarra. Mi Pastora me instó a ir al Instituto Bíblico Mizpa para prepararme en la palabra de Dios, donde Dios me permitió graduarme. Estuve 3 años y medio en el programa.

SALIÓ DEL PROGRAMA

Saliendo del programa comencé a buscar trabajo en restaurantes porque aprendí en el programa a cocinar y comencé a trabajar y después encontré una iglesia cerca donde yo vivía y ahí me comencé a congregar, donde estuve por dos años. Ahí fue donde Dios comenzó a tratar conmigo para que yo diera lo que yo recibí por gracia, y así poder ayudar a otros, como me ayudaron a mí a salir de las drogas, del alcohol, y de las pandillas. Porqué eso fue lo que hizo el programa conmigo, cambiar mi vida a un hombre de bien y de propósito en Dios. Dios abrió mi Entendimiento y me puso la pasión, el amor, y la paciencia para trabajar con la gente necesitada.

VIDA DESPUÉS

Comenzamos la obra en la casa de mi hermano Marcos, y hasta el día de hoy Dios nos ha mantenido firmes. Dios me llamo como pastor, la Iglesia fue creciendo y Dios proveyó el local y ahora hay como unos 30 miembros. La iglesia Se llama Iglesia Pentecostés Caminando Con Dios Génesis 5:24 en Columbia, Maryland. Ahora estoy trabajando en el restaurante IHOP. Dios me ha permitido ir a estudiar el cuarto año del Instituto Bíblico Mizpa, me ha permitido tener licencia de manejo, mi propio carro, un lugar donde vivir, y ahora soy feliz en Cristo. Primeramente le doy gracias a Dios, a mi pastora Iluminada Gómez por haberme ayudado en el Ministerio de Casa de Restauración. La Gloria y la honra es para Dios.

¿Quieres leer más testimonios?

Hno. Miguel Amaya

Hno. William Ardon

Hno. Miguel Marquez